Ortodoncia y Logopedia: dos especialidades que van de la mano

Desde la antigüedad, nos ha quedado claro que el apoyo de una disciplina en otra totalmente diferente puede ofrecer soluciones a muchos de los problemas que se plantean a lo largo de la existencia. Al igual que las matemáticas y el arte, y centrándonos ahora en lo que nos atañe, la ortodoncia y la logopedia son dos especialidades que nos han demostrado que también pueden ir de la mano.

Pero, ¿qué relación existe entre la Ortodoncia y la Logopedia? Después de trabajar en ello, hemos descubierto que la rehabilitación de hábitos perjudiciales con logopedia ayuda a corregir una maloclusión ortodóncica.

Por tanto, es recomendable apoyarse en la logopedia durante ciertos tratamientos de ortodoncia, sobre todo en los casos en los que el paciente presenta un paladar estrecho a causa de una respiración bucal o cuando hay que corregir la posición de la lengua, si esta está provocando problemas dentales.

Es decir, el/la logopeda y el/la ortodoncista trabajan de la mano y complementan su trabajo para la corrección de los dientes y de los hábitos del paciente.

¿Cuál es la función del logopeda?

El logopeda trabaja en la corrección de la fonación, empleando diversos ejercicios que le permiten al paciente practicar la forma correcta de posicionar la lengua y los músculos orofaciales. De este modo, podrá articular adecuadamente los fonemas y poner fin a los problemas de pronunciación.

Es decir, esta especialidad facilita al paciente la adopción de los correctos hábitos funcionales musculares, consiguiendo su equilibrio y favoreciendo a un correcto desarrollo esquelético maxilar y dental.

La realización de hábitos que no son correctos, como la deglución infantil o la respiración bucal, desencadena problemas dentomaxilares que provocan un paladar estrecho y vestibularización dental o el apiñamiento de los dientes.

Por tanto, durante el tratamiento de ortodoncia, el logopeda y el ortodoncista trabajan conjuntamente para educar la musculatura y su relación con los dientes, los labios y la lengua.

¿Cuándo es necesario apoyarse en la logopedia?

Cuando se observen ciertos síntomas en el niño y/o costumbres que afecten al habla. Por ejemplo, si no se le entiende al hablar; si omite sonidos o los agrega; si respira con la boca abierta; si tiene problemas para pronunciar algún sonido en concreto; si observamos una mala colocación de la lengua al hablar; afonía; ausencia de habla; retraso en el desarrollo y el lenguaje, etc.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s